Biodiversidad y gastronomía: la despensa abandonada  

Escribe: Manuel Cadenas Mujica 

 

¿Cuánto nos tomamos en serio aquello de que somos potencial despensa del mundo? Deberíamos. De acuerdo con un reciente estudio realizado por el Programa Oxford Martin de la Universidad de Oxford (replicado por la revista científica The Lancet), el cambio climático le cambiará el rostro a la producción alimentaria del mundo en las próximas tres décadas debido a la escasa disponibilidad de frutas y verduras, que acarreará un incremento en las muertes en medio millón más debido a esta carencia alimentaria. Será tan fuerte, asegura el estudio, que duplicará su efecto nefasto al de la desnutrición.

Y no es un estudio aislado. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos también realizó un estudio titulado “Cambio Climático, Seguridad Alimentaria Mundial y el Sistema de Alimentación de Estados Unidos” que aporta similares conclusiones. Además un reciente informe de la FAO considera que el cambio climático amenaza la seguridad alimentaria, especialmente en aquellos países en vías de desarrollo.

Todos los estudios coinciden en que entre los países más afectados se encontrarán los del Pacífico Occidental, entre los cuales se encuentra Perú. Y si a ello se le suma la escasez de agua que se agudizaría en las próximas dos décadas, el horizonte se complica también para la industria alimentaria. En ese sentido, ¿cómo nos estamos preparando para afrontar los desafíos? Como ya mencionamos hace unas semanas cuando analizamos la ausencia del tema gastronómico en los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia, se trata de un ítem abandonado en materia de políticas de Estado.

Si somos previsores, lejos de ser un problema, esta situación que se presentaría en un futuro mediato (tres décadas son nada) se podría tornar una oportunidad. De la mano con la academia, nuestra tan celebrada biodiversidad tendría el tiempo suficiente de prepararse para la adaptación a nuevas condiciones climáticas y desarrollar tecnología agrícola que aproveche al máximo el potencial, de modo que la condición de despensa del planeta adquiera la importancia que merece, beneficiando a un sector productivo que desde siempre hemos considerado vital para el desarrollo del país, pero al que no le hemos dado condiciones para dar el salto. De la mano con la gastronomía como eje promotor, y como parte de su cadena, con políticas públicas claras y consistentes, la oportunidad está a la vista.

No obstante, solo un repaso de nuestras denominaciones de origen de carácter agrícola (el maíz gigante del Cusco, el pallar de Ica, el zapallo loche de Lambayeque) nos da cuenta del abandono en que se encuentra este territorio. ¿De veras nos tomamos en serio nuestra condición de potencial despensa alimentaria del mundo?

 

 

Etiquetado como

Compartir este artículo

Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33