Sommellerie: hacia una experiencia gastronómica peruana completa

Mendoza es una ciudad apasionante. A pesar de las huellas que ha dejado la crisis argentina, esta capital del vino conserva ese talante romántico que le otorga su doble carácter provinciano y cosmopolita, de calles arboladas, gentes amables, trato cordial y generoso y ritmo pausado, que no aletargado.

Escribe Manuel Cadenas Mujica

Aquí, mañana se dará inició a un certamen de mucho prestigio internacional: el Concurso Mundial de Sommeliers, en el cual Perú intentará, de la mano con su representante Joseph Ruiz, un espacio en esta sofisticada profesión gastronómica.

La importancia de este concurso radica no solo en la posibilidad de alcanzar algún lugar importante en el ranking de la sommellerie, sino en el invaluable intercambio de experiencias y conocimientos que comporta, pues participan en él alrededor de sesenta expertos, los mejores de sus respectivos países en todo el orbe, junto con un contingente de especialistas que ya han ganado ediciones anteriores ahora en calidad de jurados, y que saben exigir y obtener de sus colegas en concurso las mejores performances.

Eso, obviamente, empuja el nivel general hacia arriba, en beneficio del sector y de la experiencia de los comensales. Si trasladamos ese panorama al Perú diremos que lo que vivirá el sommelier de Central Restaurante a partir de mañana marcará un rumbo en su carrera, tanto como si hubiese viajado a cada uno de los países que están representados en el certamen. Inspirará su desenvolvimiento, le abrirá más horizontes. Pero esa experiencia no debe quedarse en él y con él; tendría que trascender a toda la sommellerie peruana, servirle de derrotero.

Mas, ¿cómo será eso posible si todavía las asociaciones que la representan no han conseguido constituirse en una sola o, por lo menos, no han aprendido a trabajar en unidad?

La cocina ha dado un gran ejemplo al respecto. Aunque no todos los chefs participan de Apega, cuando se trata de trabajar por su sector, saben superar diferencias personales y profesionales y aliarse para un mismo objetivo. Lo propio han hecho los bartenders: tampoco tienen una sola asociación y existen muchas iniciativas particulares (Clase Maestra, Coctelería Conceptual, etcétera), pero todos se tienden la mano y miran hacia adelante sin celos ni contiendas.

La sommellerie peruana debe observar esos dos ejemplos y seguirlos. Olvidar las distinciones por nacionalidades, por supuestos “estatus”, por vivencias pasadas, y pensar que si no va al paso de lo que está sucediendo en cocinas y barras, la experiencia gastronómica peruana seguirá incompleta. Joseph Ruiz ya está en Mendoza, listo para concursar. Afina el olfato, ayer con una cata de piscos, hoy con visitas a distintas bodegas. Que su participación representando al Perú a través de Apsom (Asociación Peruana de Sommeliers) aunque sea miembro de UPS (Unión Peruana de Sommeliers) sea un gesto premonitorio de una sommellerie peruana unida. La belleza de Mendoza sería el escenario inmejorable para que eso ocurra.

 

 

Compartir este artículo

Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33