Producción y exportación de pisco: las vanas ilusiones

Para el Estado, el pisco no deja de crecer. Cada vez que a un funcionario público (de Produce principalmente) le toca referirse a la primera denominación de origen peruana, no encuentra mejor argumento para auspiciar el entusiasmo colectivo que hablar de cifras en las que la producción o la exportación del pisco se ha multiplicado. Y todos tendríamos que aplaudir. Pero tanto optimismo no hace sino reflejar una ignorancia profunda de lo que representa nuestra bebida nacional y de su dramática realidad.

 

“La producción nacional de pisco aumentó 10 veces en los últimos años, alcanzando los 9,5 millones de litros, y las exportaciones de este producto bandera superaron los 8 millones de dólares, cifras que son inéditas en el Perú”, ha dicho ayer el viceministro de Mype e Industria, Juan Carlos Mathews, al inaugurar el Concurso Nacional del Pisco en Arequipa.

Evidentemente, al flamante funcionario le han vendido el mismo discurso falaz que a sus antecesores. ¿Cómo puede haber aumentado diez veces la producción de pisco en los últimos años si la frontera vitivinícola pisquera se  ha reducido o, por lo menos, no ha crecido? Alguien tiene que informar al viceministro que el pisco solo puede hacerse de ocho uvas pisqueras. Y que para un litro de pisco se necesitan cuanto menos seis kilos. Y que lejos de haber más viñedos pisqueros, hay cada vez menos.

Que se lo diga Sebastián Bravo, de Paca Paca, que ya no podrá hacer su quebranta de Santiaguillo –ganador de la Gran Medalla de Oro 2012– porque el propietario no la cultivará más. Que se lo pregunte a los arequipeños, que ven cada vez menos viñedos, ahora que está por allá. O que le pregunte a su colega de Agricultura (si es que tienen cifras a la mano, pues para solapar esta realidad, publican la producción de uvas pisqueras mezcladas con la de uvas de mesa y de uvas para vinos).

Y en sus cifras de exportación, ¿está incluyendo el producto que sale a Chile como aguardiente de uva? Porque si es así –ni siquiera Adex, a quien se lo consultamos, ha querido sincerar el tema–, se trata de una estadística inflada: nadie puede garantizar, ni Indecopi ni el Consejo Regulador del Pisco, y ni siquiera las propias marcas que exportan renunciando a la denominación de origen pisco, que lo que envían sea eso, pisco.

Cuando el viceministro cree que es posible sostener ese ritmo de crecimiento de la producción y las exportaciones, que en los mercados internacionales los 8 millones de dólares son una cifra pequeña en el mercado de licores y que por eso el techo es muy alto para el pisco, evidentemente no sabe muy bien de qué está hablando.

La única manera en que la producción siga creciendo así sin más viñedos pisqueros es que prosiga la adulteración, sobre todo la más sutil, secreto a voces: con el uso prohibido de uvas de mesa red globe. Y en cuanto a la exportación, su discurso invocando la necesidad de crecer en volumen sigue la misma tónica. No termina de entender el Estado que generar expectativas en ese sentido es condenar al pisco a la adulteración, porque no hay posibilidad de producir suficiente pisco como para competir en el mercado de los destilados de esa naturaleza, como el ron o el vodka.

El único camino de exportación viable para nuestro espirituoso es el nicho de las bebidas premium, para lo cual lo primero que tiene que hacer es garantizar al consumidor extranjero que el producto que está comprando es verdaderamente pisco.

Pero, ¿cómo se logrará eso en un contexto en el que la regulación realmente no existe, en que el Estado peruano no puede garantizar lo señalado y, más bien, auspicia un crecimiento de volumen imposible de conseguir sin adulterar el producto?

Que no se siga alimentando ilusiones vanas en el pisco con cifras que solo reflejan cómo en la práctica el Estado ha venido dando la espalda a su primera denominación de origen. Y que, a pesar de tener una nueva administración, no parece cambiar de discurso.

Etiquetado como

Compartir este artículo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33