¿Café de calidad en la selva baja?

Es una regla de oro de los cafés de calidad que su cultivo solo es posible en las zonas de selva alta. Sin embargo, un equipo técnico del Centro de Investigación y Producción Agraria de la Universidad Católica Sedes Sapientiae desafío ese paradigma y ha logrado un producto de alta calidad en condiciones muy difíciles: Aroma Amazónico se llama. Conozcamos su experiencia, que ya logró destaque internacional.

 

Escribe Mary Sáenz

 

En la zona de Atalaya, en Ucayali, específicamente en la finca Alto Marankiari, bajo el programa Nopuki, el equipo que dirige el ing. Agrónomo Gustavo Calixto se instaló en 2013 desarrollando diversos cultivos en sus 205 hectáreas. En el caso del café, se eligió la variedad caturra, que va por su segunda cosecha, que ya logró una producción agrícola sostenible y va a hacia su certificación.


Logros que han sido resaltados por la cadena internacional TV Agro de Colombia, con el documental “El manejo de cultivos de café y cacao”. El ingeniero
José Alberto Miranda, quien también participa del proyecto, explica a LYG por qué las condiciones en la selva baja son adversas para el cultivo de cafés de calidad.

 

“Desde el punto de vista de la producción de café, y de acuerdo con la información que manejo, interpreto el término ‘adversidades de la selva baja’ como las limitaciones que tiene la zona por sus condiciones agro-ecológicas para la producción de café. Sabemos que el factor de altitud es determinante en la calidad del café, pues tiene un efecto directo en la calidad de taza (cuerpo, aroma y acidez). También los factores climáticos como precipitación, temperatura y humedad relativa, que a su vez son dependientes de la altitud. Entonces, ‘adversidades de la selva baja’ se estarían refiriendo a las limitaciones para la producción de cafés de muy alta calidad, propios de zonas altas (arriba de 1200 msnm) y con épocas seca y lluviosa bien definidos.

 

Hay una razón para haber elegido la variedad caturra, a la que a veces se le conoce como caturra roja. “La variedad caturra roja no existe como tal; la variedad se llama simplemente caturra. Solamente de la variedad catuaí existen dos variaciones del color del fruto: catuaí rojo y catuaí amarillo, ambos de características fenotípicas muy similares, lo mismo que la calidad de la taza, que es muy buena. La variedad caturra tiene entre sus principales características ser una planta compacta, de porte bajo, de buen rendimiento, buena calidad de taza, susceptible a la roya y nemátodos; da mejores resultados de calidad en altitudes arriba de los 1200 msnm y el tamaño del grano es mediano”.

 

El aroma del café es muy importante al hablar del perfil sensorial. “Según la prueba de cata que hicimos, Aroma Amazónico nos recuerda un olor y sabor a fruta cítrica como el de la toronja. Un gusto deseable, marcado y agradable, especialmente acusado en los cafés de ciertos orígenes”. Las certificaciones que están busca para este producto, explica el ingeniero, son la orgánica y la de comercio justo.

 

El ingeniero Miranda destaca que todos los estudiantes de la Universidad Católica Sedes Sapientiae que participan de esta experiencia en la ciudad de Atalaya provienen de 11 diferentes comunidades indígenas: asháninka, ashéninka, matsigenka, yine, shipibo-conibo, chayahuita, shawi, yanesha, nomatsigenka, awajú y nahua. “Los alumnos inscritos a las carreras de Ingeniería Agraria con mención en forestal y Educación Básica Bilingüe Intercultural de la UCSS hacen sus prácticas pre profesionales en los campos de cultivo de la UCSS. Ellos ponen en práctica lo aprendido en las aulas y a su vez utilizan las técnicas ancestrales aprendidas por tradición en sus comunidades”. 

 

El café es uno de los cultivos investigados por ellos. “Se sabe que un café bueno sólo crece a partir de los 1200 m.s.n.m; Atalaya está a 400 m.n.s.m. sin embargo se ha podido obtener 8 quintales de café en pergamino de una hectárea de cultivo, lo cual es positivo teniendo en consideración las condiciones geográficas de la zona. Esto es producto del trabajo innovativo que venimos realizando bajo sistemas agro forestales de cultivo. Como universidad, quisiéramos promover a través de estas iniciativas (ahora el café; en el futuro cacao, plátano, piñas y cítricos) el emprendimiento entre nuestros alumnos, para que ellos agreguen valor a los productos locales y ofrecerlos al mercado nacional e internacional”, finaliza.

Etiquetado como

Compartir este artículo

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Últimas Noticias

Contacto

Director Fundador

Manuel Cadenas Mujica

mcadenas@layemadelgusto.com 

993371106

 

Editora

Mary Sáenz

msaenz@layemadelgusto.com

942723633 --> whatsapp

          

Publicidad

mcadenas@layemadelgusto.com 

msaenz@layemadelgusto.com

993371106

 

 

Jr. Kenko 240 - Dpto. 302

Santiago de Surco 

Lima 33