Aceite de oliva andaluz recurre a subvención por crisis

0
217

Las ayudas de la Junta suplen la falta de créditos que hasta ahora daban las entidades financieras a las aceiteras. El fondo financiará el 50% de las existencias de aceite aportadas, con certificado de calidad que emitirán los técnicos de la consejería. La garantía de reembolso será el propio aceite, por un valor de 1,78 euros el kilo en el caso del aceite virgen, y dos euros el kilo para la virgen extra. Las ayudas mínimas serán de 50.000 euros y las máximas de 10 millones de euros. El plazo máximo para la aprobación será de 30 días.

La Junta considera también un serio inconveniente la dispersión empresarial que existe en un sector que da tanto dinero y trabajo (representa la renta de más de 300 pueblos de la región), por eso también ha aprobado deducciones fiscales para aquellas pymes que decidan fusionarse. El requisito es que del resultado de esa integración se superen los 40 millones anuales de facturación.

La deducción del impuesto sobre el depósito de clientes también va dirigida a proyectos de mejora en la comercialización y exportación de aceite, aunque el mínimo de facturación anual exigida es el mismo: 40 millones de euros. De las 819 aceiteras andaluzas, ahora solo 14 empresas están por encima de ese límite.

«La atomización de empresas es grave y sitúa al sector aceitero en una posición de debilidad», explicó ayer la consejera de Agricultura, Clara Aguilera. Hay razones territoriales y de marca familiar que explican por qué Andalucía tienen más de 800 empresas oleícolas, un sinsentido según Aguilera, ya que solo hay cuatro o cinco compradores a escala internacional.