Acholado y quebranta para postres de La Dulcinea

0
581

DulcineaEscribe Lucero Villagarcía

El pisco es un destilado fascinante y versátil, ideal para la coctelería. Sin embargo, también es un perfecto acompañante para los postres; y gracias a la diversidad de las uvas pisqueras, podemos encontrar un tipo de pisco para cada uno. Por esta razón, estuvimos en “Dulcinea”, un encantador rinconcito miraflorino que cuenta con deliciosas y variadas tortas y pasteles. Ahí nos deleitamos en una sesión de maridaje con esta exquisita selección de piscos. En verdad, cada pisco fue Tal Para Cual.

Pisco acholado, Don Álvaro
En nariz: Brotan deliciosos aromas a melocotón, mandarina, hierba luisa, lima, miel, pasas rubias, membrillo, pecanas, manzanilla, frutas confitadas, eneldo y un toque floral. Es un pisco muy interesante.
En boca: Ingresa con un particular dulzor y calienta bien la boca. Aparecen sabores a mandarina, hollejo de lima, menta y pasas rubias. Es equilibrado en alcohol y tiene una persistencia media.
Maridaje: Se sugiere disfrutarlo con el pie de limón, una torta brasilera o la tartaleta de fresa. Una experiencia singular.

Pisco puro de quebranta, Chalán Oro
En nariz: Presenta agradables aromas a melocotón, plátano, manzana, pera, manjar blanco, pecanas, pasas y un ligero toque mentolado. Es un pisco con una marcada personalidad.
En boca: El ingreso es cálido y untuoso. Percibimos sabores a pecanas, pasas y manjar blanco. Es equilibrado y tiene una persistencia larga.
Maridaje: Acompaña muy bien una tarta mousse de chocolate, torta fudge o torta selva negra. No se lo pierda.