Doña Paula 969, Doña Paula 1100 y Doña Paula 1350 conforman una línea de blends con características muy particulares que provienen de las uvas, alturas y suelos.

Doña Paula lleva en el mercado peruano cuanto menos década y media, sino más. Y en ese tiempo ha sabido asentar el sello de sus vinos de gama económica y media, con estilos de Chardonnay y Malbec que han derivado en icónicos. Es una bodega mendocina que ha sabido perseverar en su propósito de no vinificar sino sus propias uvas, práctica que les ha permitido manejarse con soltura en la consolidación de líneas con una personalidad muy bien establecida, como, por ejemplo, la línea de alta gama Altitude Series, que presentó oficialmente este martes 6 julio en el mercado peruano.

En lo alto de las líneas de Doña Paula se ubican el Doña Paula Selección de Bodega y el Doña Paula Parcel, las estrellas de la marca, que se desarrollan cada una bajo el concepto del viñedo singular; en el primer caso, la malbec más alta y especial en Gualtallary, a 1350 msnm; en el segundo, el malbec del viñedo que mejor se haya expresado en el año. Altitude Series se ubica a continuación con un concepto distinto: blends con lo mejor de los viñedos de distintas alturas.

De ahí que se tengan tres Altitude Series, que se distinguen visualmente por los colores en el isotipo de la etiqueta.

El color dorado corresponde al Doña Paula 969, proveniente de la finca El Alto, en Ugarteche (Luján de Cuyo) a 969 msnm en promedio, elaborado con 55% petit verdot, 40% bonarda y 5% Malbec. De tono violeta medio, en nariz y boca se muestra discreto, con aromas de jazmín y arándanos, aunque fresco y fácil de beber. El color rojo corresponde al Doña Paula 1100, proveniente de las zonas de Los Indios, El Cepillo y San Carlos, en el Valle de Uco, a 1100 msnm en promedio elaborado con 60% Malbec, 10% cabernet Sauvignon y 30% syrah. De tono violeta intenso, en nariz y boca es más expresivo, con aromas florales y ligeros mentolado, en una buena estructura.

Finalmente, el color blanco es del Doña Paula 1350, procedente de dos zonas (7 y 10) de la finca en Alluvia, Guatallary, en el Valle de Uco, a 1350 msnm, elaborado con 50% cabernet franc, 45% malbec y 5% casavecchia, una uva italiana tradicional. De tono púrpura muy intenso, en nariz y boca destaca su complejidad y mineralidad, mezcla de notas florales, de frutos negros y un ligero especiado, elegante y estructurado. Pero también se pudo disfrutar el Selección de Bodega Malbec, de la misma finca y zona, un vino cuasi orgánico, no filtrado, elegante y potente que ha cosechado muchos premios y reconocimientos, con altos puntajes.

Los pudimos apreciar en la cena organizada por su representante en el Perú, el Grupo Tabernero, realizada en el restaurante La Cabrera de Miraflores, que dispuso una empanada argentina en el primer tiempo, una milanesa napolitana en el segundo y un tercer tiempo de flan casero con dulce de leche, sin un maridaje establecido, lo que permitió apreciar los vinos de una manera espontánea, auxiliados por las explicaciones del export manager de la bodega para América Latina, Julián Galarraga.