Cebiche y vino, maridaje juvenil

0
280

Escribe Soledad Marroquín M.

Pescado fresco de nuestro mar que más le guste. Corvina para don Pedro Solari, lenguado para don Javier Wong, o un buen pescado siempre y cuando sea muy fresco según Don Cucho La Rosa. Es el consenso de los tres patriarcas del cebiche. Las diferencias en su elaboración dependerán de cada autor y del gusto de cada comensal, eso sí el limón debe ser de Piura, la cebolla roja de Arequipa. El toque de ají limo y sal, de acuerdo a cada paladar.

 

También entran actores secundarios que van cambiando el sabor y la personalidad del cebiche. Es el caso del ajo, kión y apio los cuales darán sus tonos particulares. Los otros ingredientes que darán la pausa y el respiro son el camote, papa o choclo.

El cebiche es un plato un tanto complicado para maridar con vino. Los fuertes sabores de la cebolla cruda, el ají y el limón confrontan sobre todo con los vinos tintos al chocar específicamente con los taninos generando sabores amargos y metálicos en la boca.

No se desanime. Felizmente la infinita variedad de cepas y vinos de los diferentes países productores tienen alternativas para cada plato. Además se ha demostrado en repetidas ocasiones que el fresco sauvignon blanc, resulta un clásico acompañante. ¿Otras opciones? Albariño, cepa española muy interesante, que ya encontramos en nuestro mercado importados por la empresa VITA. ¿Queremos vinos peruanos? Estas son mis mejores recomendaciones: Blanco de blancos de Tacama y Tabernero, e Intipalka Sauvignon Blanc no tienen pierde.

La empatía radica en los sabores cítricos, frescos y duraderos de estos vinos se acomodan al cebiche y resaltan los sabores. Esto se complementa con la frescura de la temperatura de servicio del vino que debe ser entre 7 y 10 grados.