Elaborado en la bodega del Cholo Matías, destaca por su gran carácter en el clásico estilo iqueño del puro de quebranta.

Tal vez una de las familias pisqueras más queridas y admiradas sea la de los hermanos Matías y Rosa Grados, herederos de la tradición y sapiencia del legendario “Cholo” Matías Grados Ferreyra. Y uno de los ámbitos de su labor, además de entregar al público directamente sus puros, acholados y mostos verdes bajo la marca familiar, es el trabajo que realizan para otros productores en los alambiques de la bodega Santa Lucía.

Es el caso de El Gran Richi, que la empresaria pisquera Pilar Cáceres acaba de lanzar en honor a su desaparecido esposo Ricardo Rivera Santander Medina, recordado expresidente de la Cámara de Comercio de Ica y embajador del pisco durante los 18 años que vivió en esa ciudad, fallecido hace exactamente un año.

“Ricardo era un gran conocedor de pisco y quien lo conoció sabe que era un amante de las largas tertulias con una copa de un buen pisco en mano. Este expertise, junto a la experiencia de la familia Grados, lo llevó a obtener un pisco de un sabor y aroma inigualable”, señala Pilar, quien planea llevar este pisco a los Estados Unidos y otros países.

#ElDatoLYG El Gran Richi es un clásico iqueño: un puro de uva quebranta limpio y cálido, que en nariz destaca por las sutiles notas a frutos secos, heno y melocotón, con una boca cálida y amable, untuosa; un pisco de carácter en sus 41 por ciento de alcohol volumétrico, bien instalado en el estilo de los antiguos piscos de la Villa de Valverde. El sello de la familia Grados resalta nítido.

Los interesados en este pisco pueden tomar contacto a través de su fanpage en Facebook.