El Tokaji Aszú recupera su trono en gran concurso

0
222

(Desde Budapest, Hungría, especial para La Yema del Gusto)

En Hungría, el Pannon Bormustra es el concurso de vinos nacionales de mayor prestigio, cuya 11ª edición se ha organizado recientemente en el complejo turístico de la Abadía de Pannonhalma. El Gran Premio (Gran Prix) ha vuelto a ser -después de tres años- a un Tokaji Aszú de fino carácter.

La hegemonía de siete años consecutivos de este famoso vino había sido cortada por dos tintos y un blanco.

En esta ocasión, los ilustres miembros del jurado tomaron una decisión unánime en favor del Tokaji Aszú 6 puttonyos de 2003, de Gábor Orosz. Los otros ganadores de categoría fueron el Furmint de 2008, de la bodega Spigelberg de Somló, y el Cuvée 7 de la de Sauska de Villány.

Al hablar de su vino, el joven Orosz subraya que se trata de una añada excepcional, y que las excelentes condiciones de sus microterruños han sido los factores claves del éxito. Comenta también que su “papel como vinicultor representa sólo una quinta parte de este gran logro”.

En este caso, para la producción del Aszú se utilizó las variedades de Furmint (80%) y Hárslevelu (20%). Su contenido de azúcar es de 215 gr/l y tiene una acidez de 8,7 gr/l. El precio de venta en vinotecas es de unos US$ 50 por una botella tradicional de 0,5 litro.

El productor galardonado es del pueblo de Mád y continúa la tradición familiar. A partir de 1995 tiene bodega propia y también una comercializadora conjunta con el marqués Lodovico Antinori de Toscana (la marca es Baron Bornemissza).

En cuanto a sus planes, dice que sigue concentrando sus esfuerzos en la producción de grandes secos de Furmint y llama la atención al enorme potencial de los de 2007 que presentan mineralidad multifacética.