Gran triunfo de un espumante húngaro

0
231

Escribe József Kosárka

Al acercarse el fin de año, en Hungría también se incrementa la venta de los espumantes porque en la cultura de consumo local esta bebida burbujeante por excelencia sigue siendo la clásica para  brindar en las fiestas de la última noche de diciembre.Los húngaros prefieren sus propios productos entre los cuales se destacan varios que han logrado reconocomientos internacionales considerables.

El más reciente de éstos ha sido la medalla de oro conquistada por el Szent István Muskotály de la bodega Royalsekt en el concurso internacional  de gran renombre «Effervescents du Monde” que se celebró hace poco en la ciudad francesa de Dijon con la participación de 554 espumantes de  24 países.En ello se entregó 185 medallas entre las cuales solo 38 fueron del color dorado y entre los TOP 10 se clasificaron concursantes de solo 5 países, entre ellos este galardonado húngaro.

La Royalsekt es una empresa nacional nueva con sede en el pueblo de Izsák, que se situa  en la Gran Llanura Húngara entre los rios Danubio y Tisza, y en sus instalaciones – en las que se viene produciendo espumantes bajo otras marcas desde hace cuatro décadas – tiene una  capacidad productiva de 20 milliones de botellas. Cuenta con una amplia gama de espumantes elaborados con métodos diferentes, tanto Champenoise como  Charmat, y a partir de varias variedades de uva. Una de ellas es la autóctona Arany Sárfehér protegida por Denominación de Origen que se considera ideal para producir espumante de viva acidez que le da alegría a esta clásica bebida.

La bodega de espumantes húngara de mayor tradición es la Torley  que ha sido fundada en 1882 por un joven empresario del mismo apellido quien anteriormente ha viajado por la región de Champagne y al regresar ha encontrado en los alrededores de Budapest terrenos con condiciones ideales para el cultivo de uva a ser destinada a estos fines y una red de cavas subterráneas aptas para acondicionarlas con la respectiva tecnología de producción y del reposo adecuados. En menos de dos décadas a la Torley ya ha sido otorgado el titulo del „Proveedor de la  Corte Imperial y Real de Austria y Hungría” y para los principios del siglo pasado su producción anual ha sobrepasado la cantidad de l million de botellas. Después de la Segunda Guerra Mundial la empresa ha sido nacionalizada  y en los noventa se ha privatizado por  una empresa alemana. La participación de los productos de la Torley alcanza el 40 % en el mercado local.

Su producto de mayor éxito es el Chardonnay Brut 2006 (méthode traditionnel) que en 2010 ha ganado el Premio Champion (Gran Medalla de Oro) del VinAgora y la Medalla de Oro del Vinalies Internationales. En la categoría de secos el Hungaria Extra Dry es el producto lider de mercado nacional y se exporta a varias docenas de países. (Como curiosidad, vale la pena mencionar que la cofradía Chevaliers Torley, que se fundó en 1987, fue la primera de champán/espumante del mundo.)

Hace no mucho tiempo, los amantes de los vinos de Tokaj también pueden tomar espumantes elaborados a partir de las variedades clásicas de la región ( Furmint, Harslevelu, Sargamuskotaly) por la bodega Tokaj Kereskedohaz que ofrece tres diferentes tipos a los aficionados a las burbujas de refinado paladar.

En Hungría, que ocupa el sexto lugar en el mundo en cuanto al consumo per cápita, se vende anualmente unos 26 milliones de botellas de espumantes (del valor de alrededor de 60 milliones de dolares) cuya gran mayoría es de producción nacional elaborada por el método charmat y es dulce o semidulce (70%) de la categoria de precio de dos a seis dólares. Los importados representan aproximadamente la sexta parte del mercado del país y las marcas más vendidadas son dominantemente alemanes e italianas de la categoría de precio baja.