Durante el tiempo en casa, las rutinas de cuidado de la piel han logrado posicionarse como una de las actividades favoritas de cuarentena. Sin embargo, hay una igual de importante y necesaria: la del cuidado del cabello.

Así como el serum facial posee una concentración de activos que actúan de forma rápida para reparar e hidratar la piel, las mascarillas capilares reúnen nutrientes que brindan muchos beneficios para nuestro cabello como la hidratación, reparación y brillo.

Sin embargo, aún existen muchos mitos y dudas sobre cómo utilizar las mascarillas, por ello compartimos cuatro consejospara empezar a incluirlas.

  • Usar la mascarilla que se adapte a sus necesidades. Si lo que se busca es reparar el cabello por los daños que ha sufrido tras el planchado, decoloración, tinte o tratamientos químicos, el aceite de argán es el ingrediente perfecto. Por otro lado, si el cabello está debilitado, se cae fácilmente o no tiene brillo, la leche de coco es el ingrediente central para regresarle al cabello los nutrientes perdidos.
Escoger la mascarilla que mejor se adapte a las necesidades del cabello es primordial (Imagen: difusión)
  • ¿A mayor tiempo, mejor resultado? Falso. Muchas personas creen que mientras más tiempo utilizan la mascarilla, mayor será el efecto positivo en el cabello; incluso hay quienes la dejan activa toda la noche. Esto puede ser contraproducente pues podría absorber los nutrientes del cuero cabelludo. Por ellos es importante seguir las instrucciones de uso de la mascarilla, en caso no las tenga, es recomendable usarla de 5 a 20 minutos como máximo.
  • Nada en exceso es bueno. Aunque amen utilizar mascarillas se desaconseja su uso diario, pues nada en exceso puede ser bueno, por eso se recomienda que aplicar el producto de una a tres veces por semana. La cantidad de veces dependerá del estado en que se encuentre el cabello.
  • Lavar primero, aplicar después. Este puede parecer un paso sencillo, pero, muchas veces podemos olvidarlo o miniminzarlo. Primero se debe lavar el cabello con shampoo y acondicionador, luego secar los excesos de humedad suavemente con ayuda de una toalla, finalmente, aplicar la mascarilla sin tocar las raíces.

Con nota de prensa de Métrica