Black Whiskey, obra de Michael Kuryla, CEO de Don Michael, es el único whiskey elaborado con maíz andino. Ha recibido grandes reconocimientos y está presente en las barras de los mejores restaurantes de Lima y en los mercados más importantes del mundo. Pero es importante resaltar que la gran estrella detrás de esta bebida es sin duda su insumo base: el maíz INIA 601.

Una investigación realizada por prestigiosos científicos peruanos y extranjeros reveló que el Perú es la cuna mundial del maíz, y no México. Con más de cincuenta variedades genéticas, dos de ellas fueron descubiertas por la científica cajamarquina Alicia Medina: el maíz Cajamarca y el maíz INIA 601.

Este súper alimento, que destaca por su alto contenido de antocianina y antioxidantes –sustencias que ayudan a prevenir diversos tipos de cáncer–, cautiva mercados como el europeo y norteamericano.

Cajamarca vive ahora un boom del maíz morado gracias a la variedad INIA 601 y en poco tiempo ha superado a otras variedades por su alta producción y gran rentabilidad. Este año los productores prevén exportar más de diez toneladas de grano y cinco toneladas de tusa (coronta) y bráctea (panca).

La bonanza productiva es mérito del arduo trabajo de la ingeniera Medina Hoyos, reconocida como Personaje del Bicentenario en esa región, tras treinta años de trabajo en el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) como especialista del Programa Nacional de Maíz.

Medina, invoca a los gobiernos locales a promover la producción de este producto en sus localidades y el gran reto es crear la Denominación de Origen del Maíz Negro Andino y así promover con más respaldo esta importante iniciativa.

El siguiente paso será lograr la Denominación de Origen del Black Whiskey como un destilado bandera del Perú.
El ancestral andino ahora se cultiva también en Áncash, Lambayeque, La Libertad, Arequipa y Ayacucho.

Con nota de prensa de Miss Marketing