Para el enólogo de Escorihuela Gascón, su trabajo consiste en escuchar lo que dice cada parra y llevarlo a la botella. Mañana comparte tertulia con el público peruano en la tercera edición del Winefest at Home.

Este viernes 6 de noviembre se realiza la tercera edición del Winefest at Home, y esta vez le toca a Matía Ciciani Soler, el joven enólogo de Escorihuela Gascón. La iniciativa, cuya convocatoria ha sobrepasado las expectativas de los organizadores, se plantea a modo de tertulia virtual en que una atmósfera musical –esta vez a cargo del cantautor Iván Piana– da pie a la conversa con destacados enólogos alrededor de alguna línea o selección de vinos, con el cálido anfitrionaje de Anita Almendáriz.

A sus treinta y seis años, Matía Ciciani lleva seis vendimias al frente del equipo enológico de Escorihuela Gascón, pero dieciocho en su precoz trayectoria. Seis años de premios y reconocimientos, como los recientes 97 puntos en la revista Decanter para su The President’s Blend. A tres puntos de la perfección, su bandera es la expresión del terroir en el vino desde una perspectiva orgánica. Ideas muy claras, esta es la tertulia previa a mañana.

The President’s Blend obtuvo 97 puntos en la revista Decanter (Foto: Internet)

Inevitable conversar sobre lo que ha significado la pandemia para cualquier actividad, en este caso la del vino; pero lejos de malas noticias, cosechó buenas. Ir por uvas y salir premiado, Matías ha dicho en su país que 2020 ha sido una de las mejores cosechas de los últimos años. “En términos de calidad ha sido espectacular. El año nos brindó la ocasión de cosechar temprano casi todos nuestros viñedos, una semana o dos antes que el año anterior moviendo la misma cantidad de uva y fue genial. Fue un gran esfuerzo de los equipos para poder moler más uva en menos tiempo, pero también el año cálido, uno de los más cálidos de los últimos diez años, que nos permitió cosechar antes, y los resultados son increíbles”.

Conocidos sus conceptos orgánicos y biodinámicos, se podría pensar que una cosecha temprana habrá requerido algún manejo especial de su parte, pero Ciciani lo ve de otro modo. “Lo que trato de entender cada vez más es que no manejamos nada. Básicamente, interpretamos. Lo que hacemos los técnicos de Escorihuela es interpretar cómo es el año; las características del Niño o la Niña; año seco, año cálido o año húmedo; cómo vamos dirigiendo este curso normal de la naturaleza para tener el estilo de vid. Ese es mi sueño ahora, interpretar, maximizar esto que nos ofrece cada año, cada particularidad, para que el viñedo se exprese en forma distinta. Y eso está pasando ahora en la Argentina”.

El enólogo Matía Ciciani lleva seis vendimias al frente del equipo enológico de Escorihuela Gascón (Foto: Difusión Winefest)

Matías es considerado un innovador en su país en materia de vinos, pero la innovación no es otra cosa para él que esa búsqueda de expresión. Resultado: nuevos vinos. “Este año sacaremos un corte de blanco basado en un Semillón que tiene más de cien años. La innovación está yendo por ese lado: cuando vemos algo que nos impresiona o emociona, tratamos de llevarlo a la botella para transmitírselo a la gente. Por eso, en 2017 por ejemplo, sacamos un Pinot y un Sauvignon Blanc de nuestra finca de El Cepillo, que nos gustó mucho cómo se hacía y lo embotellamos”.

En ese sentido, hace quince años, el Cabernet argentino era una promesa. Hoy es una realidad. “Es una de las variedades con la que más hemos innovado. No en el sentido de la tecnología, sino en la forma en que la cultivamos y entendemos. Antiguamente, en 2005 aquí en Agrelo, lo más importante era cosecharla madura. Era todo el foco: se deshojaba, se dejaba los granos al sol, se trataba que no tuviera piracina. Internamente, no teníamos claro qué queríamos. Entonces buscábamos un Cabernet que se pareciera a un Malbec. Fuimos aprendiendo que el Cabernet era el Cabernet, que tiene características de maduración totalmente distintas al Malbec”.

Lo mismo ha pasado con la Pinot Noir, su cepa favorita. “Me di con una sorpresa espectacular. Los Pinot que más me emocionaban eran de otros países, hasta que empecé a elaborar los que tenemos en Escorihuela. Son una bomba. Tenemos un banco genético que trajimos de Europa hace unos diez años, tres clones plantados al lado de la bodega que son completamente distintos. Tenemos mucho material para hacer grandes Pinot aquí. Así, en 2017 sacamos un Pinot de más alta gama en Pequeñas Producciones. Nos tomamos mucho tiempo para irlo conociendo, entendiendo y elaborando. Me encanta”.

Todo un esfuerzo de diversificación del vino argentino en general. “Hay que empezar diciendo que Malbec es Argentina y Argentina es Malbec. Pero no por eso vamos a dejar de trabajar y demostrar de lo que somos capaces, sobre todo con Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Pinot Noir”.

La enormidad del territorio argentino y su diversidad climática, fue una realidad que la industria del vino argentino tardó en valorar, pero en la que vienen trabajando firmemente los últimos veinte años. Y todo ha sido ganancia, según el enólogo. “Los últimos años hemos salido a demostrar que no somos solo Malbec, sino que podemos hacer grandes vinos como el Cabernet Franc, que ha salido puntuado entre los mejores del mundo. Tenemos un gran abanico de variedades en las que podemos brillar, y ha sido muy importante la participación de los enólogos que han querido probar cosas y diversificar. Esta apuesta ha sido toda ganancia para Argentina”.

EL DATO: Para seguir conversando con Matías, las entradas se pueden encontrar en la web de Teleticket Play , y hasta hoy tienen un descuento de 30 por ciento quienes paguen con su tarjeta de crédito BBVA. Para disfrutar mejor la tertulia se puede solicitar directamente a la web o la tienda de Almendáriz el Pack Escorihuela, que además del acceso brinda un Escorihuela Malbec y un Escorihuela Gran Reserva Malbec. Igual los clientes del banco tendrán un 20 por ciento de descuento comprando en la web de Winefest o en la de Almendáriz.