¿Pisco o licor? Cuando los premios no bastan

0
298

Esta vez en TRAGO DIRECTO, Ricardo Carpio comenta el contenido de un aviso publicitario de una conocida marca de pisco felicitándose por la obtención de un premio internacional… Señala que se debe afinar lo que se comunica acerca del pisco.

Escribe Ricardo Carpio

No hablaremos de calidad. Tampoco de si el premio es justo o no. Eso lo dejaremos para otro momento. Ahora hablaremos más bien sobre cuánto aprecia y cuánto conoce un productor de pisco acerca de su líquido elemento.

Digo esto porque, si yo fuese un productor de pisco –que no lo soy–, no permitiría que una publicación hecha por mí mismo lleve el rótulo de “licor”, porque sabemos –o deberíamos saber– que el pisco es un “destilado” de vino o un “aguardiente” de uva, no un “licor”.

Dicho sea de paso, “licor” es aquel aguardiente que contiene algún aditamento extra de colorantes, frutas o azúcares. El pisco, por norma técnica, está prohibido de utilizar algún aditivo.

Lo dicho va para los señores del pisco Rotondo, que a tenor de la publicidad sobre el premio obtenido ya no sé si es pisco o licor: si desean hacer alguna publicidad o informar sobre sus premios obtenidos (motivo de objeción, además, aunque no es el momento de explicar por qué) lo primero que deberían hacer es capacitar a su personal y capacitarse ustedes mismos en las definiciones y términos a utilizar. De esa manera podrán expresar la realidad de su producto y darlo a conocer de mejor manera.

Si el premio lo recibió un “licor” suyo, díganlo claramente, para que los consumidores sepan y no se deteriore la imagen de nuestro destilado de bandera, que tanto estamos tratando de cuidar.