Bajo el lema “Juntos somos #labarramasbrava”, la Semana del Chilcano se festejará de manera virtual y aquí va información muy importante para disfrutarlo mejor.

El chilcano es un coctel pisquero tradicional que tiene tanto o más historia que otros muy conocidos. Viene acompañando a los peruanos alrededor de 120 años, pero se mantiene muy joven gracias a que es una bebida amable, expresiva, refrescante, de elaboración sencilla y que, con buen pisco y preparada de manera clásica, no deja resaca alguna. Hoy es el trago pisquero más popular en el Perú y va ganando espacios en el mundo. Conozcamos algo de su historia y características.

-Cinco datos sobre el chilcano-
UNO. El chilcano nació en las casas peruanas, no en los bares. A principios del 1900, los jóvenes de entonces armaban sus jaranas a punta de pisco y la cortaban con chilcanitos. Fue la misma época en que aparecieron otros famosos highballs como el cuba libre, el gin & gin y el gin & tonic. Las primeras ginger ale se importaron en 1891 y para 1898 ya se elaboraban en Perú en fábricas como Las Leonas de la familia Nosiglia, en el Rímac.

Según el libro El Gran Chilcano, las primeras ginger ale en el Perú se fabricaron en la fábrica Las Leonas ubicada en El Rímac (Foto: El Gran Chilcano)


DOS. Aún se discute si nace por influencia italiana o inglesa. Ambas comunidades radicadas en Lima se dedican a la fabricación de gaseosas y tuvieron fondas y pulperías. La tradición ubica como antecedente un mítico coctel italiano llamado buon giorno, cuya receta no se conoce. El periodista Eudocio Carrera, que formó parte de la generación del 1900, asegura que se elaboró imitando el gin con gin de los británicos.

TRES. Grandes literatos peruanos han incluido chilcanos en sus obras. La mención más conocida ocurre en Conversación en la Catedral (1969), de Mario Vargas Llosa, ambientada en los años 40, con Zavalita tomándose un chilcano al inicio de la novela. También lo menciona Augusto Tamayo Vargas, en su novela Búsqueda (1953). Y grandes artistas, como el pintor iqueño Sérvulo Gutiérrez, fueron grandes chilcaneros.

Mario Vargas Llosa en el Bar La Catedral (Foto: El Gran Chilcano)

CUATRO. Al ser un highball, el chilcano no admite edulcoración adicional ni zumos de frutas. Esta familia de cocteles, además de refrescantes (coolers), tienen como propósito que se pueda disfrutar de todas las cualidades del espirituoso con que se elaboran, en este caso, el pisco. La costumbre de usar jarabe de goma y zumo de limón se introduce en la época de crisis del pisco (1960-1990).

CINCO. Siempre se usaron piscos de distintas variedades para su elaboración, no solo el puro de quebranta. Diversos testimonios recogidos por la Semana del Chilcano entre familias de abolengo pisquero de las cinco zonas de producción: Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna, refieren el uso también de piscos más aromáticos como el italia o el torontel en los chilcanos. El mejor chilcano es con la uva pisquera de su preferencia.

El chilcano lleva pisco, hielo, ginger ale y cáscara de cítrico (Foto: Mary Sáenz)

-Acerca de la campaña-
La Semana del Chilcano es una campaña de comunicación estratégica acerca del pisco y su cultura que encabeza la escritora y periodista Emma Cadenas, su creadora, y que reúne a un buen grupo de piscolovers de diferentes campos voluntarios para esta causa. Su propósito es abrir una ventana de oportunidades para los piscos de calidad, representados por pequeños emprendimientos tecnoartesanales con productos boutique, que difícilmente logran difusión entre el público.

-Aviso importante-
Las actividades de la Semana del Chilcano 2021 son exclusivamente virtuales. Ninguna incluye, promueve o autoriza reuniones o desplazamientos que incumplan las normativas de seguridad sanitaria establecidas por las autoridades para la pandemia del Covid-19.