Aunque su origen es relativamente reciente, el pollo a la brasa al estilo peruano se ha instalado en las costumbres gastronómicas contemporáneas del país andino como uno de los platos más socorridos en el día a día, y celebra su día este 17 de julio.


Ha vivido una serie de etapas, desde las legendarias cadenas de pollerías de los años 60 al 80 en que aún se comía con las manos, hasta la reciente irrupción de pollerías “boutique”. Hoy, el consumo principal se realiza en algunas cadenas impulsadas por familias peruanas, con sus propios estilos. Mediterráneo, Tinajas Chicken Grill y Villa Chicken son tres de ellas.

La primera, Mediterráneo Chicken, fue fundada en 1983 y pertenece a Corporación E. Wong desde 2015. Sus nueve locales se ubican en algunos malls de la ciudad y en distritos de alto tránsito. Ha vivido una constante innovación en sus productos y servicios, y destaca por la crocantez de su pollo a la brasa y sus papitas ondeadas. Hoy incluye también ensaladas, parrillas, platos criollos y piqueos.

La segunda, Las Tinajas, fue fundada en 1997, tiene diez locales en distintos distritos limeños, uno en Ayacucho (lugar de origen de la familia Mendoza, fundadora de la cadena) y otro próximo a abrir. Destaca su buena atención y lo jugoso de su pollo a la brasa. Enfatizan el uso de papas peruanas.

La tercera es más reciente: Villa Chicken fue fundada por la familia Kong en 2007, pero ha crecido hasta tener dieciséis locales en Lima, uno en Ica y uno en Tarapoto. Se destaca por su sabor a la leña.
Jugoso, con piel crocante y sabor con toques ahumados; el pollo a la brasa, acompañado de ajíes y salsas, sabe también dejarse acompañar por vinos peruanos rosé como los de Tabernero, por ejemplo.

Con nota de prensa de Miss Marketing