Más de ciento ochenta etiquetas presentes en la edición 2022 certifican el importante momento que vive la producción vitivinícola nacional. Más de cuarenta figuran con buena crítica en la prestigiosa guía chilena Descorchados.

Una de las primeras sorpresas con que me topé allá por 2005, cuando me tocó acercarme al mundo del vino, es haber escuchado casi como un dogma aquello de que “Perú no es tierra de vinos”. Un sorbo de desdén que en los últimos cinco años el Salón del Vino Peruano –cuya edición 2022 se celebra del 14 al 16 de julio– se ha encargado de catar y desaprobar.

¿Por qué se decía eso? En primer lugar, porque en aquel momento la oferta de vinos de calidad era muy acotada, algunas etiquetas apenas de las grandes bodegas nacionales; reinaban –y reinan– los borgoñas y las mistelas confundidas con vinos. No mucho a la mano para contradecir el prejuicio, salvo algunos vinos blancos y, recién aparecida, la publicación del historiador mendocino Pablo Lacoste acreditando la condición del Perú como primer polo vitivinícola de América del Sur.

Pero aquello había ocurrido en los lejanos siglos XVII y XVIII, durante el virreinato, antes que se decretasen prohibiciones como primer golpe a esta industria en nuestro país. Pese a ello, había subsistido con esfuerzo una producción medianamente importante en los valles de Moquegua, Vítor, Ica y Lunahuaná, pero la Guerra del Pacífico y la filoxera les dio el golpe de gracia a finales del siglo XIX.
Después, quedó tan solo el recuerdo y la jactancia orgullosa de las estirpes vitivinícolas principalmente en el sur del Perú.

¿Eso era suficiente para establecer que Perú no era tierra de vinos? No. Además, el conocimiento enológico y agronómico había establecido las célebres franjas del vino, al norte a la altura de California, España, Francia e Italia; al sur, a la bajura de Chile, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. La naturaleza y el clima no habían favorecido a nuestro país.

No obstante, muchas cosas han cambiado entre 2005 y 2022 (por ejemplo, el clima mundial), y el quinto Salón del Vino Peruano se convierte en registro y evidencia de lo que se puede lograr con un trabajo más serio, que supere los prejuicios y rebusque no solo hacia afuera, en los estándares de elaboración y calidad de la enología moderna, sino también hacia dentro, en las tradiciones y condiciones geográficas y climáticas –el terroir– peruanas.

Ciento ochenta etiquetas peruanas estarán presentes en este encuentro que se realizará en el Centro Naval del Perú de San Borja.

Su organizador, fundador y CEO, el reconocido sommelier Pedro Cuenca da cuenta de la dimensión de esta edición: “El SVP es la ventana de muchas bodegas de pequeñas producciones y nos llena de entusiasmo volvernos a encontrar y conectarnos presencialmente; esperamos la participación masiva donde podrán degustar vinos de Apurímac, Arequipa, Ica, Lima, Moquegua, y en esta VI edición por primera vez estarán presentes productores de La Libertad – Casca; de esta manera tratamos de cubrir en un solo espacio nuestras zonas de producción y llegar al consumidor”.

Perú hace vino” es el lema convertido en marca que reivindica la producción vitivinícola peruana, no exenta de desafíos pero que va encontrando paladares dispuestos a ampliar su experiencia sensorial.
Un ejemplo es el de la prestigiosa guía chilena Descorchados, que en 2022 ha incluido a más de la mitad de las 80 etiquetas peruanas catadas por sus especialistas bajo descripciones como “tienen los méritos suficientes como para estar en la guía”, “es bastante bueno para nuestros estándares”, “están pasando cosas en el vino peruano”.

Eso sí: conviene entusiasmarse, pero no incurrir en triunfalismos, pues el camino que queda por recorrer es largo. Y el primer trecho que se debe transitar es, por supuesto, el del consumo local. Es decir, que los propios peruanos muestren su fe en los vinos nacionales conociéndolos y consumiéndolos. Y este salón es una excelente oportunidad para empezar a hacerlo. Porque no se puede amar lo que no se conoce.

-EVENTOS DEL SVP-

  • II Concurso de Vinos Peruanos. Participan como jueces enólogos y sommeliers nacionales y extranjeros.
  • Feria de Vinos: Más de 40 bodegas para recorrer copa en mano.
  • Catemos Perú: Cata a ciegas de los 25 vinos ganadores del II Concurso de Vinos Peruanos (para sommeliers y expertos).
  • Cena Maridaje: Dos cenas a elegir para conocer la versatilidad del vino peruano.
  • Degustación de los vinos peruanos seleccionados por la guía Descorchados.
  • Vinos de Cascas: Presencia especial de los embajadores de la iniciativa “De mi tierra, un producto” que promueve el Mincetur.
  • Charlas gratuitas, stand de quesos, café, chocolates, charcutería, tapas, copas de cristal, productos afines para armar y llevar su respectivo maridaje en casa.

-EL EQUIPO-
Forman parte del Comité Organizador del Salón del Vino Peruano sommeliers y enófilos como Héctor Tuesta, Noryerlith Quintana, Isbet Monroy, María Elena Cárdenas, Paola Suárez Rey, Rubén Carbonell, Joseph Ruiz, John Donaire, Roger Diaz, Gustavo Velezmoro, Mónica Delgado, Madeleine Velazco, Carlos Santiago, Xavier Vaz y Pedro Cuenca.

-ENTRADAS-

  • https://teleticket.com.pe/
  • Reservas en: informes@peruvino.com.pe / 91902 8107 / 96099 3989
  • Centro Naval del Perú, Av. San Luis Cdra. 24 S/N °. Urb. San Borja Sur.