Vinos de Alentejo: a la conquista de nuevos mercados

0
123

Cuando se piensa en vinos portugueses normalmente vienen a la mente los de la región de Douro donde se produce el «Vinho do Porto» cuya personalidad descansa sobre el proceso tradicional de vinificación que le imprime su carácter diferenciador. Los vinos de otras regiones del país lusitano son mucho menos conocidos en el extranjero, a pesar de que durante los últimos años la industria vinícola nacional ha crecido considerablemente y hoy en día sus mejores productos pueden competir con cualquier otro de alta calidad procedentes del viejo o del nuevo mundo.

Alentejo es una de las regiones vinícolas de Portugal que ha registrado progresos considerables fundamentalmente en la recuperación de la esencia de su tierra, donde las más avanzadas tecnologías están al servicio de la elaboración de vinos a base de una amplia gama de variedades. Aunque posee antecedentes históricos de cultura vitivinícola, sólo en los últimos años se viene redescubriendo su potencial particular para producir vinos con identidad propia. Actualmente, tiene aproximadamente veintidós mil hectáreas de viñedos y a partir de las uvas cosechadas unos doscientos sesenta productores embotellan alrededor de 960 mil hectolitros de vino: 82% de tintos, 17 % de blancos y 1% de rosados al año, en promedio. La mayor parte de esta producción es elaborada y comercializada por seis cooperativas bien organizadas, aunque aún existen pequeñas bodegas que llevan años haciendo el vino tal y como sus antepasados lo elaboraban, con un encanto que no se vende.

La participación de la región de Alentejo en el mercado nacional en las categorías de vinos embotellados con Denominação de Origem Alentejo e Indicação Geográfica Alentejana representa un 39 por ciento en volumen y 43 por ciento en valor. Estas denominaciones abarcan las subregiones de Borba, Évora, Granja-Amareleja, Moura, Portalegre, Redondo, Reguengos y Vidigueira, que se sitúan en una zona esencialmente plana donde el clima se caracteriza por condiciones marcadamente oceánicas mediterráneas secas. El suelo esta formado a partir de varios tipos de rocas, pero existen también suelos arenosos gruesos y de pizarras arcillosas. Entre las variedades cultivadas se destacan algunas nativas como las Antão Vaz, Arinto y Roupeiro (blancas) y Aragonez, Castelão y Alicante Bouschet (rojas), así como varias de las conocidas internacionalmente (Chardonnay, Sauvignon Blanc, Viognier; Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah). En esta región todas las uvas “renovadoras” se han adaptado perfectamente, y esto se ve reflejado en la personalidad diferenciadora de los vinos, en su mayoría de corte.

El primer fin de semana de este mes los mejores vinos locales se presentaron en Beja que se encuentra sobre la cima más alta de Alentejo. Esta ciudad, que fue una fortaleza morisca durante largos siglos, conserva una gran riqueza monumental como el castillo medieval cuya imponente torre de mármol es la más alta del país. Tiene también el recinto moderno “Parque de Feiras e Exposições” que ha alojado el «VINIPAX–2013/Vinhos e Sensações do Sul”, cuya amplia programación es dirigida a los aficionados al buen comer y beber y año tras año tiene participación y acogida excelentes.

Esta feria convocó a un considerable número de productores locales quienes ofrecieron a degustar una completa gama de sus vinos, entre ellos muchos de los galardonados anteriormente en concursos internacionales. A partir de experiencia en el lugar, éstos deleitaron sobremanera el paladar: Nana Reserva 2010 – Quinta da Lapa (tinto); Quetzal Reserva 2011 – Quinta do Quetzal, Esporão Reserva 2011- Herdade do Esporão (blancos).

En el marco del evento que se celebró en la Pousada São Francisco de Beja se realizó la sexta edición del Concurso de Vinos FIJEV/VINIPAX, cuyo Jurado compuesto por periodistas extranjeros de Brasil, Canadá, Francia, España, Estados Unidos, Hungría, Inglaterra y Países Bajos, otorgó tras un minucioso proceso de cata, los máximos galardones a los siguientes vinos: Pato Frio Antão Vaz Grande Escolha 2012 – Ribafreixo Sociedade Agrícola (mejor blanco), Maximo’s Touriga Nacional Agricultura Biológica 2009 – Alverião (mejor tinto), Moscatel de Setúbal Superior 2005 – Adega de Palmela (mejor fortificado).

En base a experiencia personal se puede confirmar que los premiados representan un fiel testimonio del alto nivel de producción de Alentejo, y proporcionan una referencia confiable para los consumidores que quieran descubrir las novedades sobre la escena del vino de esta región dinámica de Portugal.